Heraldos del Evangelio México

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en linkedin
¡Bienvenidos al curso de consagración!

Las clases comenzarán el 18 de enero y habrá una cada día.
El 19 de febrero, haremos nuestra consagración en una Misa Solemne transmitida por internet.
Para recibir cada día los enlaces de las clases, únase a nuestro WhatsApp:

Resumen del Curso
En Fátima Nuestra Señora prometió: “¡Por fin, mi Inmaculado Corazón triunfará!”. En la expectativa de la venida del Reino de María, contemplamos un mundo cada vez más caótico, abrumado por crisis de todo orden. Sobre todo, una crisis espiritual profunda, que arrastra a la humanidad. En esta triste coyuntura, nada mejor que buscar la solución acercándonos a los brazos de Nuestra Señora.
San Luis María Grignion de Montfort, en su Tratado de la Verdadera Devoción a la Santísima Virgen, afirma que, así como Jesucristo vino al mundo por intermedio de la Santísima Virgen, también por medio de Ella debe reinar en el mundo.

Los Heraldos del Evangelio quieren darle a usted la oportunidad de conocer el método de Consagración de San Luis María Grignion de Montfort, por el cual nos convertimos en esclavos de amor a Jesucristo, por las manos de María. No existe medio más seguro para llegar al Corazón del Hijo que ser guiado por las manos de su Madre.

A través de prácticas interiores y exteriores, enseñadas por San Luis Grignion, podremos afianzarnos en el camino de la santidad, aprendiendo a hacer todo con María, por María, en María y para María. Así encontraremos la paz interior que tanto buscamos.
Padre Manuel Rodríguez, EP.
El P. Manuel Rodríguez, EP. imparte charlas de formación y espiritualidad católica para niños, jóvenes y familias en congresos, simposios y retiros desde hace décadas. Sabe despertar el interés por los temas centrales de la Fe, conectándolos al ambiente social y cultural de sus oyentes, levantando la esperanza de los que se encuentran desanimados en medio de las dificultades y fortificando el amor a nuestro Señor Jesucristo y a la Santísima Virgen María, especialmente a través de la promoción del Santo Rosario.
Scroll hacia arriba